Sam Raimi y su manera de filmar una secuencia de acción en Spider-Man 3


Sam Raimi es un director de la vieja escuela, lo que explica porque la trilogía de Spider-Man tiene una magia especial que le hace superior al resto de franquicias que han llegado en años posteriores, envejeciendo de una manera natural y manteniéndose en el agrado del público.


Las películas dirigidas por el director tienen ciertas características que les hacen diferentes al resto, en cuanto a Spider-Man, sencillamente las hacen mejores. En gran medida por su manera de ver y entender al personaje, trasladándonos a su etapa más clásica donde Peter Parker es un tipo sin suerte que sufre más de lo que disfruta ser un héroe. Quizá el mismo se sentía identificado hacia esta visión del personaje.



Por otro lado esta su manera de hacer cine. Alejado del abuso del CGI (el cual revolucionó en su momento) y concentrándose en los efectos prácticos, Raimi dió forma a decenas de secuencias que combinaban ambas técnicas de forma magistral.


Spider-Man 3, como la mayoría de las películas del personaje, no filmó sus escenas de acción en Nueva York, trasladándose a Cleveland, donde el rodaje se mantuvo durante semanas armando la secuencia de persecución entre el shérif de la ciudad y el villano en turno, Sandman.



Resulta que es mucho más barato y sencillo trasladar la producción de una película a otro lugar que no sea la gran manzana, donde los permisos son escasos y apenas te dan la capacidad de cerrar un par de calles.


Poniendo nuestra atención en el primer enfrentamiento entre Sandman y Spidey, claro que hay CGI (no hay manera de hacer que Spider-Man se balanceé por los aires, por lo menos no de una manera tan espectacular como en el filme), pero también hay muchos efectos prácticos que hacen que al ojo humano le cuesta diferenciar si se trata de métodos digitales o reales. Ahí la magia de estas películas.



En el momento en que Spider-Man cae de la camioneta, haciendo volteretas para volver a ella, vemos diferentes planos protagonizados por un humano (muy seguramente el doble de Tobey Maguire) pero también algunos realizados de manera digital.


Por unos segundos Spider-Man se mantiene en el aire disparando telaraña al villano para después aterrizar en el techo de la camioneta y despachar las piernas de Sandman. Gracias a fotografías desde el rodaje sabemos que esta secuencia tuvo mucho más material humano del que podríamos imaginar. De hecho, un solo segundo pudo haberles llevado horas de rodaje.



Este plano, con las manos de Spider-Man disparando al villano, de poco menos de un segundo de duración, fue realizado de manera natural. Un sujeto subió a una escalera para después agregar la telaraña de manera digital. Un solo segundo habría costado horas de planeación. ¡Un segundo!


Esa es la magia de la trilogía de Spider-Man. Eso es lo que hace que el resto de proyectos sigan pareciendo inferiores junto a ella. Y eso es lo que provoca la división entre quienes apoyan la manera en que Sony hace películas del personaje y la propuesta más digital de Marvel Studios.


Sam Raimi no solo tenia una visón muy agradable de Spider-Man, también demostraba un amor por su trabajo y al cine, haciendo que los detalles hablaran siempre a favor del proyecto.

  • YouTube - Círculo Negro
  • Facebook
  • Twitter
  • Instagram

RAFATOS

Tu amistoso vecino

  • Facebook
  • Twitter
  • LinkedIn
  • Instagram

Rafatos no esta asociado a Marvel Comics, Marvel Studios o Sony Pictures. Spider-Man y todos los elementos e imágenes asociados a él que aparecen en esta web son pertenecientes a Marvel. El uso de estos elementos e imágenes tiene estrictamente carácter informativo y sin ánimo de lucro.